CONSULTORÍA Y CURSO EN EDUCACIÓN AFECTIVA: LIBERTAD, LIMITES Y AMOR

 

La EDUCACIÓN AFECTIVA es una de las formas más hermosas de amar a nuestros hijos; sin embargo, no siempre sabemos como llevarla acabo. Nadie nace sabiendo ser padre y en temas de crianza siempre es un reto poder criar activa y efectivamente a nuestros hijos, pensando en que podemos ayudarles a crecer tanto cognitiva como emocionalmente.

 

 

Cuando nacen nuestros bebés intentamos darles todo nuestro cariño y la seguridad de un hogar. El fortalecer un vínculo afectivo es primordial en el primer año de vida de un bebé, ya que ayudaremos a sentar las bases de su crecimiento psicomotor. Algunos tips que te podemos brindar para favorecer la crianza activa en el primer año de vida son:

 

 

  1. Al nacer es muy importante tenerlo lo más cerca posible.
  2. La lactancia es el mejor regalo que le puedes hacer a tu pequeño, no sólo para su salud, también para mantener el contacto físico.
  3. El uso de rebozos, fulares y mochilas ayuda a tranquilizar, acunar y hacer sentir seguro a un bebé; además de fortalecer sus defensas y sentirse profundamente amado.
  4. Hacer actividades con tu pequeño como Yoga, Baby Signos y Estimulación te ayudará a que en tu hogar tengas más herramientas para vivir una crianza activa con él.
  5. Tiempo pero de calidad. Una madre o padre que disfrutan de estar con su bebé y se involucran al 100% es mejor por un rato, que demasiado tiempo juntos pero sin tener interacción alguna.

 

 

Al cabo del tiempo vemos a nuestros chiquitos crecer y podemos seguir llevando una EDUCACIÓN AFECTIVA, de hecho, se vuelve más apasionante ya que la interacción es más intensa. Cuando nos acercamos a los dos años, nos encontramos ante un reto inmenso, nuestros niños necesitan más actividad, su cerebro está en pleno desarrollo. A esta etapa podemos llamarle el inicio de la primera adolescencia, no se sienten bebés pero tampoco son niños en todos sus actos. Quieren hacerlo todo ellos, entran a la etapa de la eterna necesidad de explicación con el PORQUÉ, ponen a prueba a su padres con la permisividad y el límite; los berrinches están a la orden del día. Nuestros pequeños monstruos   nos pueden sacar canas verdes, y a la vez estamos cada día más orgullosos de ellos por lo que pueden hacer.

 

De los 2 a los 5 años, el proceso de cambio se va dando paulatinamente, la niñez se acentúa y a la vez su madurez física y psicológica también. Es un momento en la crianza sumamente delicado, en este momento se esta sembrando todo lo que será en el futuro, su carácter, sus hábitos, su tolerancia a la frustración, su madurez emocional.

 

 

Como padres debemos de poner énfasis en estos años, una crianza activa, amorosa y consciente es la mejor opción que podemos darles. Algunas sugerencia esta etapa son:

 

 

  1. Deja que intenten hacer todo por su cuenta, si nos entrometemos (por querer ayudarles) estamos frustrando su iniciativa y no permitimos que aprendan nuevas habilidades.
  2. Caminar es un arte que se desarrolla en cuanto más se lo permitas, si quiere caminar por la casa, el barrio, el jardín, sal con él y acompáñale.
  3. Los juguetes a esta edad deben ser aquellos que despierten su imaginación y que les permitan desarrollar su conocimiento, mejorar su desarrollo motor, etc. Menos juguetes eléctricos y más juguetes manuales.
  4. La música es una gran herramienta para los niños, aprender todo a través de canciones les ayuda a hacer las cosas de forma divertida.
  5. Los idiomas a esta edad se aprenden más fácil que a etapas posteriores, la plasticidad del cerebro hace que el aprendizaje sea más veloz. Ponle canciones, dibujos y todo lo que puedas en diversos idiomas, su oído se irá acostumbrando a que hay otra musicalidad al hablar.
  6. Museos, parques, jardines, todo lo que puedan hacer al aire libre siempre les beneficiará y mejorará su salud al crear más anticuerpos.
  7. El contacto con otros niños es vital, aprender de lo que le rodea le hace sentirse parte de la comunidad.
  8. Si tu pequeño no come de todo, quizás necesite más motivación. Permite que cocine contigo sus alimentos, que revuelva el huevo, condimente, saque las cosas del refrigerador. Cocinar y comer es algo para disfrutar.
  9. Permite que haga juegos de roles, que sea bombero, mamá, policía, doctora, y si puedes únete a la actividad.
  10. Si tiene hermanos tu niño, el mundo fraterno puede ser hermoso o un dolor de cabeza. Lo mejor es permitir que arreglen sus problemas, no intervenir, pero no permitir la violencia.

 

 

Disfruta de tus hijos. La primera infancia es hermosa y la más importante en su desarrollo, es la base para que tus hijos sean personas fuertes, con una gran seguridad en si mismas, mamá y/o papá son quienes le ayudarán en el hermoso arte de crecer. Atrévete a vivir una crianza activa con tus chiquitos.

 

 

 

La terapia en EDUCACIÓN AFECTIVA es a domicilio ya que sabemos que cada familia es distinta, ir al lugar donde se crían los niños nos ayuda a dar respuesta desde la situación concreta y a entablar un diálogo personal con los responsables del cuidado del pequeño/a.

 

El curso de EDUCACIÓN AFECTIVA se imparte en las instalaciones de Amaren para padres y también en tu escuela, centro infantil o guardería. Es un curso básico y necesario para todo papá que desee profundizar en la educación oportuna y eficiente de su hijo. En este curso también abordaremos:

- Berrinches y Disciplina Infantil.

- Sexualidad en la primera infancia.

- Bullying: formas de prevención.

- Mi bebé pega y muerde.

- Poniendo límites sin llegar a mi límite.

 

CONSULTORÍA Y CURSOS SÓLO EN GUADALAJARA Y ÁREA METROPOLITANA

Instructora:

Giovana Ríos

Maestra en Atención Temprana

Instructora en Comunicación Infantil

Prof. de la Universidad Iberoamericana y el Iteso.